Let There Be Rock

Let There Be Rock

Hágase el Rock

In the beginning,

back in nineteen fifty-five,

man didn’t know ’bout a rock ‘n’ roll show

and all that jive.

The white man had the smoltz,

the black man had the blues.

No one knew what they was gonna do,

but Tchaikovsky had the news;

he said:

Al principio,

en mil novecientos cincuenta y cinco,

el hombre no sabía de conciertos de rock and roll

y toda esa movida.

El hombre blanco tenía la sensiblería,

el hombre negro tenía el blues.

Nadie sabía lo que ellos iban a hacer,

pero Chaikovski lo sabía;

dijo:

“Let there be sound”, and there was sound.

“Let there be light”, and there was light.

“Let there be drums”, and there was drums.

“Let there be guitar”, and there was guitar.

“Let there be rock.”

«Hágase el sonido», y el sonido se hizo.

«Hágase la luz», y la luz se hizo.

«Hágase la batería», y la batería se hizo.

«Hágase la guitarra», y la guitarra se hizo.

«Hágase el rock».

And it came to pass

that rock ‘n’ roll was born.

All across the land every rockin’ band

was blowing up a storm.

And the guitarman got famous,

the businessman got rich,

and in every bar there was a super star

with a seven-year itch.

There were fifteen million fingers

learning how to play.

And you could hear the fingers picking.

And this is what they had to say:

Y sucedió

que nació el rock and roll.

Por toda la tierra, cada banda de rock

hizo estallar una tormenta.

Y el guitarrista se hizo famoso,

el empresario se hizo rico,

y en todos los bares había una superestrella

con la crisis de los siete años.

Había quince millones de dedos

>aprendiendo a tocar.

Y se podía oír a los dedos rasguear.

Y esto es lo que tenían que decir:

Let there be light,

sound,

drums,

guitar.

Let there be rock.

Hágase la luz,

sonido,

batería,

guitarra.

Hágase el rock.

One night in a club called “The Shaking Hand”

there was a ninety-two decibel rockin’ band.

The music was good and the music was loud

and the singer turned and he said to the crowd:

Una noche en un club llamado «El Apretón de Manos»

había una banda de rock a 92 decibelios.

La música era buena y sonaba con fuerza

y el cantante se volvió y dijo a la multitud:

Let there be rock. Hágase el rock.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: